03
Feb
10

La vida nos trae momentos duros.

La vida es por regla general maravillosa, llena de espacios magnificos para nuestros recuerdos y para nuestro corazon… el amor de tu pareja, el nacimiento de tus hijos, la felicidad de la familia, … ymiles de momentos verdaderamente mágicos …        pero otras veces la vida se torna complicada, dura y en muchas ocasiones cruel.  Estos momentos son los menos que tenemos a lo largo de ella…. pero al ser tan dolorosos.. los recordamos mucho más que los felices. 

Hay veces que en la vida eres parabrisas… y otros en los que te toca ser mosquito….

La vida nos sorprende con momentos críticos, puntos de inflexión en los cuales nuestro futuro dependerá de las decisiones que tomemos. Aplicando conceptos matemáticos, la clave en la vida es darse cuenta que la derivada primera de una situación es igual a cero, y no solo eso sino que también hay que tomar las decisiones correctas para que esos puntos críticos sigan creciendo una vez pasada la meseta.     El problema es que en general estos momentos vienen cargados de una intensa carga emocional la cual nos hace perder la objetividad, haciendo más difícil detectar el camino correcto a seguir…

Es en esos momentos criticos cuando te das cuenta de la fugacidaz de la vida, de su brevedad, de su delicado equilibrio.   Es cuando nos damos cuenta que la vida es un maravilloso don que tenemos y que no lo aprovechamos de la manera correcta. …  

Nos pasamos el día trabajando, malhumorados por que no encuentro aparcamiento o por que tu pareja ha hecho o dicho una verdadera nimiedad en nuestras vidas y hemos sido tan tontos de cabrearnos todo el día por ello. Nos agobiamos con cosas que no necesitamos y que,encima, nos roban tiempo para hacer otras que si nos gratificarán.

darle besos a los hijos, hablar con los amigos, llamar a nuestros padres que estan lejos, disfrutar de un simple paseo con tu pareja, reirte junto a un ser querido, disfrutar del trabajo, preparar un plato de cocina riendote con alguien y disfrutarlo despues con una conversacion estupenda, buscar un hueco en tu vida  para ver a aque amigo que ya casi no ves.. …   estamos en el mundo para disfrutar cada instante con plenitud…

Alguna vez nos hemos preguntado cómo reaccionaríamos ante la situación en que nos dicen que un familiar cercano tiene cáncer. Muchas veces nos imaginamos junto a la cama sosteniendo una mano. Y la mayoría de las veces, a causa del miedo que el cáncer nos provoca, dejamos de pensar en ello…

La reacción natural ante una situación así es preocuparse por el prójimo. Estar ahí para asegurarse de que no le falte nada, preguntarle si se encuentra bien y cómo lo lleva. Introducirse más y más en el tema. Pero nadie piensa que la persona que sufre de la enfermedad está tan al tanto de ella que uno de sus mayores esfuerzos se centra en tratar de escapar de esas conversaciones. Lo último que quiere una persona con cáncer es que le hagan recordar que tiene cáncer. Necesita que las personas dejen de actuar como si fuera distinta a quien era antes de que el doctor le diera su diagnóstico.

Por eso es necesario que quienes tengan buenos sentimientos por esa persona sepan que aún está viva, que aún tiene una vida por vivir y que deben ayudarla a vivirla lo mejor posible. Lo mejor que puede hacerse es no dejarse vencer por el miedo a la enfermedad. No dejar que el cáncer invada el resto de la vida. Quitarle importancia sin ser irresponsables o descuidados. Tratar a la persona como antes, porque aún está viva. Aún tiene sentimientos, pasiones, hijos e hijas, aún le gusta cocinar, aún le encanta el buen vino.

Cada persona a la que se le diagnostica cáncer responde de forma única ante la noticia, así como ante el tratamiento. Es por eso que cada quien tiene diferentes necesidades en las diferentes etapas, necesidades casi imposibles de predecir. Lo único seguro es que el mayor apoyo que se puede dar es la honestidad y estar ahí siempre, con la fuerza, la voluntad y el coraje que la persona va a buscar. La dificultad reside en qué tipo de apoyo es el que se necesita en cada momento y cómo entregarlo y hacerlo visible para quien lo necesita pero muchas veces no sabe cómo pedirlo.

Psicólogos y otros especialistas en el tema dicen que todo depende de una comunicación abierta y fluida. Para aquellos que cuidan, lo más difícil es estar allí, brindando todo el apoyo posible a sabiendas de que en realidad no hay nada que ellos puedan hacer para cambiar la situación.

Las personas con cáncer siguen siendo personas con poder de decisión, con deseos y voluntades. De modo que se les debe preguntar qué es lo que quieren exactamente y cuándo lo quieren. Si no lo saben, espere un tiempo y vuelva a preguntar o déjele la impresión de que está allí para lo que necesite.

El miedo es la principal fuente de las inhibiciones cuando se trata de ayudar a una persona que sufre de una enfermedad seria. Estar cerca de alguien que se encuentra tan cerca de la muerte les hace da cuenta de su propia mortalidad, les hace confrontarla. Esto provoca un terror de tal magnitud que el solo pensar que alguien a quien se quiere puede morir nos hace imposible pensar a esta enfermedad como una enfermedad, como algo a lo que las personas pueden enfrentarse y ganar las batallas.

Existen aquellos que relacionan todo con el destino o que están seguros que es algo del demonio o algo así. También llegarán aquellos que insisten una y otra vez que se debe mantener una actitud positiva todo el tiempo, y que sólo con la actitud, el cáncer simplemente desaparecerá. Y esto viene de la mano con una creencia acusatoria e ignorante que dice que el cáncer fue provocado por una actitud pesimista por parte de la persona que lo sufre.

El cáncer, aunque no se le debe tener miedo, es una enfermedad que debe respetarse y respetar a quien la sufre. Es decir, no tratemos de estar siempre en una actitud falsamente positiva. Estamos allí para escuchar, para hacer compañía. Es cierto que es algo difícil estar allí, siendo testigo del sufrimiento ajeno, pero muchas veces es lo mejor que puede hacerse. Lo único que se necesita de nosotros. No importa la forma en la que estamos… Puede ser por llamadas telefónicas diarias, una conversación semanal de los partidos del fin de semana, o de las noticias internacionales. Una salida al cine o al parque. Las últimas noticias de las relaciones amorosas de conocidos…

Lo que sea, pero siempre tratando de transformarse en una puerta segura por donde el paciente sepa que puede salir del círculo que crea el cáncer…  y sobre todo .. momentos que sean unicos para la persona que lo sufre como para la que lo cuida…. Podemos sacar momentos felices y bellisimos aun en situciones muy duras…   solo tenemos que liberar nuestra mente y centrarnos en ello.

Anuncios

4 Responses to “La vida nos trae momentos duros.”


  1. 3 febrero, 2010 en 3:35 pm

    PATRONNN SOBRAN LAS PALABRAS YA LO SABENN BESOS Y ABRAZOS A TODOS

  2. 2 diariodeungrillo
    4 febrero, 2010 en 1:54 pm

    gracias de verdad!

  3. 3 VMD_28
    12 noviembre, 2010 en 12:12 am

    Yo pienso…….., mejor dicho en mi caso la vida es la peor tortura que me ha caído. Detrás ,,..una enfermedad que cada vez me deja mas limitado.

    Me gustaría que cuando ésto avanzará, al menos hayan legalizado la liberación , (autoliberación asistida)

  4. 12 noviembre, 2010 en 9:59 am

    la vida es cruel muchas veces.. pero hay que hacer un esfuerxzo (algunas veces ese esfuerzo es Titanico) para solventar los golpes que te da y mirar hacia el futuro. Lo siento


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Archivos

Estadísticas del blog

  • 120,090 hits

A %d blogueros les gusta esto: