Posts Tagged ‘coaching

23
Oct
13

Cómo conquistar a tus empleados

Conoce los cuatro puntos clave que te ayudarán a mantener a los mejores miembros de tu equipo siempre a tu lado.

 

Una estrategia de administración y manejo de personal completa no es tal si ésta no incluye una táctica efectiva para retener a los empleados. Sobre todo, si tomas en cuenta el esfuerzo que implica reclutar personal valioso para tu compañía. Quizá suena lógico, pero varios (si no es que la mayoría) de los negocios pasan por alto este elemento clave de su programa de Recursos Humanos.

Una encuesta reciente de Watson Wyatt –firma internacional especializada en capital humano y administración financiera–, señala que más del 50% de las compañías que respondieron dijo no tener una estrategia formal para retener a los empleados luego de haber tenido éxito para reclutarlos. ¿Por qué ocurre esto? Tal vez la respuesta está en un malentendido acerca de los factores que en realidad dominan la “retención” de talento.

confianza1Muchos dueños de negocios y administradores piensan que la retención se basa en cosas que tienen que ver con compensación, por ejemplo, sueldo, prestaciones e incentivos, cuando en realidad las motivaciones van mucho más allá. Esto incluye hasta las acciones y actitudes que hacen que los empleados se sientan exitosos, seguros y apreciados.

Por lo tanto, una estrategia de retención efectiva debe dirigirse tácticamente y concentrarse en lograr cuatro elementos principales: desempeño, comunicación, lealtad y ventaja competitiva. A continuación, un análisis de cada uno.

1. Desempeño. El beneficio de contar con objetivos medibles para los empleados es bastante obvio para la mayoría de los dueños de negocios y los administradores. Pero esta percepción generalmente se queda corta en lo referente a evaluaciones del desempeño para retener a los colaboradores.

Estudio tras estudio se confirma que la gente tiene un profundo deseo de sentir que tiene éxito y que sus talentos y capacidades se están aprovechando de manera realmente significativa para la empresa. Cuando las personas sienten que sus acciones contribuyen a que se cumpla ese deseo, empiezan a desarrollar un sentido de pertenencia y el sentimiento de que tu compañía es su compañía.

Los seres humanos a menudo se sienten más felices cuando están en vías de alcanzar una meta. Objetivos claros y dignos que indican el desempeño personal, del equipo y de la empresa constituyen la retroalimentación que los empleados necesitan para confirmar que están haciendo contribuciones valiosas y logrando metas deseables.

2. Comunicación. El segundo elemento esencial en la estrategia de retención es la comunicación, específicamente, el proceso comunicativo que está estructurado para informar, enfatizar y reafirmar a los empleados que las contribuciones que hacen en el lugar donde labora tienen impacto. La pregunta es: ¿cómo sabes cómo se siente tu colaborador con respecto a su desempeño, la compañía y su ambiente de trabajo?

Implementada de forma adecuada, la comunicación con tu equipo de colaboradores te proporcionará los elementos que necesitas para saber cómo se sienten al trabajar para tu negocio. Para ello, responde lo siguiente.

• ¿Te comunicas con regularidad con tus empleados?
• ¿Tienes juntas periódicas con ellos?
• ¿Es una comunicación de ida y vuelta y dispones de un canal no intimidatorio para que te hagan llegar sus comentarios y sugerencias?
• ¿Les aplicas encuestas para recabar opiniones sobre los asuntos y actividades de la compañía?
• ¿Tus administradores y supervisores saben escuchar?

3. Lealtad. El tercer elemento es la lealtad verdadera, la cual no es un requerimiento impuesto, sino una respuesta natural a la confianza, el respeto y el compromiso que tu compañía brinda a los individuos. Cuando muestras lealtad a tus empleados, ellos te responderán con compromiso y fidelidad a tu empresa.

Recuerda que la gente no llega a trabajar contigo siendo leal; esto se desarrolla gradualmente, al paso del tiempo, conforme reciben tu confianza, respeto y aprecio. Para construir las bases, comienza por reflexionar sobre cómo les vas a hacer patente tu compromiso.empleado feliz

4. Ventaja competitiva. Aunque esto puede sonar extraño al principio, piénsalo un poco: la gente quiere trabajar para un ganador. ¿Qué distingue a tu compañía de tus competidores? ¿En qué forma tú y tus empleados representan una diferencia para tus clientes, tu industria y tu comunidad?

Tómate el tiempo para identificar e informar a tus clientes y empleados acerca de tu ventaja competitiva única; si tu producto es similar a otros del mercado, tu servicio podría ser lo que te distinga y, en última instancia, debería serlo. Las personas quieren estar con un triunfador… y eso incluye a los empleados.

Juntos, estos cuatro elementos pueden proporcionarte una estrategia de retención capaz de dar resultados fantásticos. Quizá incluso ya apliques algunos de ellos en tu empresa, como la evaluación del desempeño y los canales de comunicación. Pero para tener éxito, asegúrate de integrarlos todos y establecer el compromiso de largo plazo de servir a tus clientes y empleados.

* Por Paul Sarvadi

 

22
Mar
13

Lleva el cambio en tu empresa

gestionar-recursos-humanos-adaptandose-al-cambio-1

En este escenario globalizado y dinámico que estamos presenciando es necesaria una constante adaptación al mismo…  Descubre cómo poder hacerlo y no morir en el intento.

 

El proceso de cambio abarca todas las actividades dirigidas a ayudar a la organización para que adopte exitosamente nuevas actitudes, nuevas tecnologías y nuevas formas de hacer negocios. La administración efectiva del cambio, permite la transformación de la estrategia, los procesos, la tecnología y las personas para reorientar la organización al logro de sus objetivos, maximizar su desempeño y asegurar el mejoramiento continuo en un ambiente de negocios siempre cambiante.

Todas las organizaciones cambian pero el reto que se plantean los directivos y, en general, todas las personas de la organización es que el cambio organizacional se produzca en la dirección que interesa a los objetivos de la organización. Es por ello que se habla de gestión del cambio, agentes de cambio, intervención para el cambio, resistencia al cambio, etc.

La percepción y dirección del cambio constituye, hoy más que nunca, un imperativo de gestión y una tarea de dirección al logro de unos resultados y a la mejora de los servicios que prestamos.

1. Tener una visión clara de lo que se pretende conseguir.

Lo primero que requiere el jefe “promotor” es tener unos objetivos claros de lo que se quiere conseguir, una visión concreta de la situación futura que se pretende alcanzar. De ahí que la visión preceda siempre a la realidad. Para llevar adelante cualquier cambio es preciso hacerlo en primer lugar en la mente y materializarlo donde corresponda después.

Sin visión no hay cambio, es imposible. Es un requisito previo e imprescindible. Es la visión la que configura el futuro que deseamos y la que permite establecer la distancia entre nuestra situación actual y la situación del objetivo.

2. Tener convicción, entusiasmo y coraje para aplicar el cambio.

Para llevar adelante y promover el cambio buscado en tu empresa es preciso que los jefes responsables de ello estén plenamente convencidos de su necesidad e importancia para el futuro. Pero no solo deberán estar convencidos sino también entusiasmados e ilusionados con este proyecto y llenos de coraje para hacer frente a las dificultades que se van a presentar en el transcurso de su ejecución.

3. Contar con el poder y autoridad necesarios.

Los cambios no se producen con sólo desearlos y expresarlos, en muchas ocasiones es preciso forzarlos, para lo cual se requiere contar con el poder preciso para llevarlo a cabo. Por lo tanto, se hace preciso utilizar las diversas formas de poder existentes como son el coercitivo, el utilitario y la moral, los cuales deberán ser “sabiamente” utilizados de forma que nos permitan un progreso estable en el tiempo. Ya que un ejercicio requiere el tener que ir acompañado de una autoridad, a poder ser la persona o de liderazgo.

4. Saber influir.

Para crear y promover el cambio es preciso también que el jefe tenga capacidad de liderazgo, o sea capacidad de influirimages sobre los seguidores para que ejecuten y lleven a buen fin el proyecto establecido. Todo cambio requiere superar múltiples obstáculos que solo son resueltas, si contamos con jefes que tienen las aptitudes precisas y pertinentes.

5. Ser proactivo.

Y por último, el promotor del cambio debe ser una persona proactiva, en el sentido de que debe partir de él mismo la ejecución de los hechos y de los acontecimientos. El jefe pro-activo no espera a que sean las circunstancias o los factores externos quienes la resuelvan sus problemas o le propicien un entorno favorable para el cambio, sino que el mismo toma la iniciativa, actúa, recorre y hace su propio camino, opta en cada momento por la mejor alternativa existente y asume la responsabilidad de los resultados.

13
Mar
13

Impulsa el cambio en tu empresa

lider2En este escenario tan dinámico en el que vivimos últimamente es necesaria una constante adaptación.Descubre cómo hacerlo.

El proceso de cambio abarca todas las actividades dirigidas a ayudar a la organización para que adopte  nuevas actitudes con éxito; para que implante un modelo de negocio ayudado con las nuevas tecnologías y para que pueda generar nuvas formas de  entender los negocios.

Si gestionamos este cambio de una manera efectiva  y clara, nos permitirá  modificar la estrategia de la empresa  de una manera dinámica y perpetuamente cambiante para amoldarse a las necesidades de cada momento.

Una correcta gestión de ello nos dejará un personal humano en la empresa capaces de reorientar la organización al logro de las metas definidas , maximizando su desempeño laboral  y asegurarando el mejoramiento continuo

Todas las organizaciones cambian… pero el reto que se plantean los directivos y, en general, todas las personas de la organización,  es que el cambio organizacional se produzca en la dirección que interesa a los objetivos de la organización. Es por ello que se habla de gestión del cambio, agentes de cambio, intervención para el cambio, resistencia al cambio, etc.

La percepción y dirección del cambio constituye, hoy más que nunca, un imperativo de gestión y una tarea de dirección al logro de unos resultados y a la mejora de los servicios que prestamos.

1. Tener una visión clara y contundente de lo que se pretende conseguir: la META

Una de las principales necesidades que nesesita tener  el directivo “impulsor”  del cambio en la empresa es tener unos objetivos claros y directos de lo que se desea conseguir. Esto será nuestra META.

Necesita tener una visión concreta de la situación futura que se pretende alcanzar. Esta  la visióndebe  preceder siempre a la realidad ya que para llevar adelante cualquier proyecto es preciso hacerlo en primer lugar en la mente y materializarlo donde corresponda después. En esa visualización ha de poder verse a la empresa en su estado futuro así como también visualizar los sentimientos de éxito y logro por parte del personal partícipe en dicho cambio.

Sin visión no hay cambio, es imposible. Es un requisito previo e imprescindible. Es la visión la que configura el futuro que deseamos y la que permite establecer la distancia entre nuestra situación actual y la situación del objetivo.

2. Tener convicción absoluta para aplicar el cambio.

Para poder llevar adelante este cambio es preciso que los directivos  responsables de él, estén plenamente convencidos de su necesidad e importancia.

Pero no solo deberá ser una mera convicción… a de tener verdadero entusiasmo e ilusión  con el proyecto que pretende implantar. Ha de estar lleno de coraje en su interior para poder hacer  frente a todas las dificultades que se van a ir presentando en el transcurso de su ejecución.

3. Contar con el poder y autoridad necesarios.

Los cambios no se producen con sólo desearlos y expresarlos, en muchas ocasiones es preciso forzarlos, para lo cual se requiere contar con el poder interno preciso en la estructura empresarial  para llevarlo ejecutarlo.

3. Saber influir.lider

Para que una idea o un proyecto se pueda poner en práctica es absolutamente necesario que el propio promotor sea un LIDER.

Un proyecto de cambio lleva adheridos unas serie de obstáculos que se irán resolviendo uno a uno y en su debido momento, pero para que se resuelvan debemos de contar con directivos que tengan las aptitudes pertinentes y precisas para manejar estas situaciones.

4. Ser proactivo.

podemos decir que  Ser Proactivo es una actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer

Debemos tener esta actitud: SER PROACTIVOS.

Debemos  superar los obstáculos con nustras decisiones y no esperar que las cosas mejoren por el paso del tiempo.Debemos recorrer el camino que nosotros mismos vamos haciendo  y optar en cada momento por la mejor alternativa para poder llegar a nuestra meta.

20
Feb
13

Presentación de un proyecto empresarial

clientes

Presentar un proyecto empresarial puede no ser una tarea fácil. Cualquier empresa tiene la obligación de atraer a otras empresas, ya sean clientes o futuros colaboradores. Por ello, es muy importante saber expresar todo lo que ese proyecto esconde, dejando todo muy claro y utilizando un lenguaje adaptado a quienes nos van a escuchar.

El nivel de detalle en la presentación puede marcar la diferencia, puede ser determinante a la hora de recibir un “sí” o un “no” como respuesta. Contarlo muy por encima puede significar no convencer, aunque a veces también es negativo ser demasiado concreto en la primera toma de contacto.

Si estás dispuesto a convencer a otra empresa para que colabore con la tuya, deberás evaluar una serie de puntos para que todo salga a pedir de boca. Son los siguientes:

– Tamaño total del mercado al que se dirige el proyecto
– Empresas o clientes interesados en el producto o servicio
– Márgenes de venta
– Empresas similares que ya han recibido la inversión para ese proyecto
– Competencia
– Estrategia de salida
– Describir la oportunidad para que sea irresistible. Necesario utilizar persuasión y generar necesidad de urgencia
– Fijar objetivos para los próximos 6 meses

Esto es lo más básico que deberás presentar a todo inversor que esté interesado en llegar a un acuerdo con tu empresa. Si no los explicas claramente, la oportunidad se perderá y no recibirás esa inversión que buscas.

(extraido de empresariados.com)

14
Feb
13

5 claves para manejar a clientes difíciles.

El cliente, ¿siempre tiene la razón? Aprender a manejarlos apropiadamente, ayudará a mejorar tus relaciones laborales y a seguir planeando negocios futuros.

Proyecto2Existe un dicho popular que dice que el cliente siempre tiene la razón. Independientemente de si estás o no de acuerdo con este dicho, o de si el cliente tiene realmente o no la razón, lo cierto es que un cliente molesto puede tener un impacto negativo en tu negocio, ya que puede dejar de comprar tus productos o servicios y disminuir tus ventas y utilidades.

Todos hemos tenido que lidiar en alguna ocasión con un cliente difícil y a menudo no logramos que la relación con ese cliente sea beneficiosa para nuestra empresa. La manera usual de lidiar con un cliente difícil es evitarlo, defendernos o someternos, pero ninguna de estas tres maneras funciona realmente. Entonces, ¿cómo lidiar con un cliente molesto o difícil?

En esta ocasión veremos un hipotetico  caso práctico. Un ejemplo de cómo, Angela a resolver un problema con uno de sus clientes.

Angela, la directora de una empresa de comunicación, dice: “Me comprometí con Ana, la ejecutiva de una empresa francesa de transporte, a entregarle un proyecto. Desde que me solicitó el trabajo yo sabía que tenía poco tiempo para hacerlo y que el proveedor disponible no era el más idóneo. De todas maneras, accedí. Se trabajó en el proyecto y se lo entregué en el tiempo acordado.

Días después, Ana llamó muy molesta por la calidad del proyecto y le dijo a mi secretaria que no estaba segura si volvería a trabajar con nosotros. Mi manera usual de responder a este tipo de situaciones era dejar pasar un par de días y después hablarle al cliente para darle toda una serie de justificaciones. Esta vez hice algo diferente.

Basado en la asesoría, decidí llamarle a Ana inmediatamente y no justificarme en lo absoluto; al contestarme, fue agresiva conmigo y me dijo  lo mal que había salido el trabajo, pero en lugar de darle explicaciones, la escuché realmente, me traté de poner en sus zapatos y le dije que entendía por qué estaba molesta.

Cuando terminó de hablar, le dije que nuestro compromiso con ellos era darles un servicio excepcional, tomé 100% responsabilidad por la mala calidad del proyecto, me ofrecí a remediar la situación sin costo alguno, y le prometí que en el futuro no tomaría un proyecto que sabía de antemano que no podía entregar con la calidad requerida.

Yo creo que Ana esperaba que me defendiera, porque inmediatamente bajó la guardia y dejó de ser agresiva conmigo. La situación finalmente se resolvió, aunque debo de admitir que perdimos dinero con este proyecto. Sin embargo, al día de hoy seguimos trabajando con Ana y su empresa, y el negocio que hemos generado desde esa ocasión por mucho excede cualquier pérdida que hayamos tenido”.

Manejar a clientes difíciles es más fácil cuando llevas a cabo ciertas acciones y asumes ciertas actitudes. Te proponemos cinco claves que te ayudarán a lidiar con tus clientes cuando las cosas se ponen tensas:

1. Crea suficiente relación con el cliente

Es un hecho que la calidad de nuestras relaciones es la base de los logros que podemos obtener cuando interactuamos con otras personas. Esto no es diferente con los clientes. Generar una relación de auténtico interés y atención con tus clientes es esencial para el éxito. Una base suficiente de relación propicia que el cliente quiera hacer negocios contigo y esté dispuesto a perdonar tus errores, los cuales seguro cometerás.

2. Escucha, recibe y valida todo lo que el cliente te diga

Cuando alguien está molesto con nosotros y nos empieza a comunicar su molestia, es normal que nos defendamos y justifiquemos, pero esta manera de ser genera que esa persona se defienda también; es como una guerra de poderes. Lo más funcional al interactuar con una persona difícil o molesta es escucharla, recibir plenamente lo que nos dice e incluso validar sus argumentos, lo cual no quiere decir que estás de acuerdo con la persona; solo que sus opiniones y emociones son válidas. Esto permite que la persona te comunique todo lo que siente y que haya espacio para que tú hagas lo mismo.

3. Responde (no reacciones) desde 100% responsabilidad

Es común reaccionar de mala manera ante una persona difícil o molesta, pero eso únicamente generará más reacción negativa de parte del otro. Una manera muy efectiva de manejar a un cliente difícil es asumir 100% responsabilidad por la situación. Esto no quiere decir necesariamente que tú tienes la culpa; solo quiere decir que estás dispuesto a ser responsable por tu impacto en la relación y los resultados de negocios.

4. Establece acuerdos

En esta parte de la conversación es importante hacer solicitudes y promesas para que esta situación no vuelva a suceder. Esto implica hacer acuerdos explícitos sobre cómo van a manejar esta situación en el futuro si se vuelve a suscitar.

5. Aprende de la retroalimentación y reconoce al cliente

Hacer esto te ayuda a mejorar como persona y empresa, además  fortalece tu relación con el cliente.

Manejar a personas difíciles es un asunto complejo, pero si lo haces apropiadamente y tienes suficiente relación con ellas, es posible sobrepasar casi cualquier reto. Sigue estas 5 prácticas para lograrlo; y ¿quién sabe?, quizá incluso puedas mejorar tu relación con el cliente y lograr más negocios en el futuro.

cliente_satisfecho

Por: *Eduardo Lan
12
Feb
13

breves consejos para mejorar el clima laboral

image

Nadie dijo que trabajar en equipo sería fácil.

Algunas personas deben lidiar muchas horas al día con caracteres distintos, y a veces totalmente contrarios. Si este aspecto no es considerado por una organización, será muy complejo que las distintas partes puedan unirse y formar un todo que lleve a la empresa por un buen camino.

Muchas organizaciones se debaten en cómo lograr un óptimo ambiente para sus trabajadores. los trabajadores en tanto, buscan la manera de sentirse motivados y tranquilos. Si bien existen muchas formas de buscar el mejor camino,  desde aqui intentaremos exponer  las pautas para que tanto jefes como empleados puedan lograr sentirse satisfechos en su trabajo.

La suma de todos. Hay que analizar individualmente la plantilla, para conocer los puntos fuertes y débiles de tus empleados. De esta manera, el líder tiene que conseguir encajar y ajustar el rol de cada uno, para obtener el máximo rendimiento del equipo. Conseguir una gestión óptima de tu equipo puede reportar grandes beneficios a la organización.

Extra laboral. Las actividades extra laborales ayudan a las personas a descansar, relajarse y salir del contexto del trabajo. En este sentido son muy recomendables para potenciar el rendimiento de la plantilla. Muchas empresas están empezando a adoptar ciertas iniciativas extra-profesionales, como yoga o gimnasia, para motivar a sus trabajadores, controlando su stress, la tensión y a mejorar el clima laboral en general.
“La rutina en el trabajo puede mermar las ganas de trabajar de tu equipo, por ello cualquier iniciativa que genere un cambio en sus tareas habituales, puede mejorar y  reforzar su actitud hacia el trabajo,” señala Sergio Picciolato Director General de HR- consulting.es.

Objetivo común. Un buen líder tiene que conseguir que todos los integrantes de su equipo remen en la misma dirección, para conseguir el objetivo primordial de la organización.  El trabajador tiene que sentirse como un elemento fundamental del engranaje de la empresa, que sin ellos sería muy difícil llegar a la meta.

Reconocimiento al mérito. Para conseguir que tus trabajadores se motiven y se comprometan con la empresa, es recomendable que los jefes reconozcan el trabajo bien hecho y lo hagan saber al resto del equipo, así como respaldar ante posibles fracasos. De esta forma los empleados se sentirán más respaldados y seguros en sus tareas, lo que derivara a una mayor productividad.

Igualdad en el trato. La relación jefe-empleado tiene que ser igualitaria e imparcial con todo el equipo. Las desigualdades en el trato laboral con los trabajadores, puede hacer sentir menos favorecido a cierta parte de los trabajadores, y perjudicar seriamente el buen clima de  trabajo. Cuando una empresa lo consigue se nota tanto en sus resultados como en su imagen pública” dice Picciolato.image

En definitiva, hay distintas maneras de demostrar preocupación por los integrantes de una empresa, pero lo más importante es que se realice de manera igualitaria para todos, ya que una empresa es finalmente una interacción constante de un conjunto de personas, que dependiendo de su relación y compromiso, definirán el éxito o fracaso de la organización.

Por: Mesa Consultores de soyentrepreneur.com
05
Feb
13

5 Ideas para convertirte en un MEJOR LIDER

Muchos directivos utilizan el miedo como estrategia de poder. Una estrategia que puede ser efectiva en un corto plazo, pero a la larga genera mucho resentimiento entre el personal e inhibe la creatividad y elimina toda motivación.wpid-lider-empresarial1.jpg

En cambio, dedicar tiempo a tus equipo humano para ayudarles,  te permitirá influir para mejorar el clima laboral de tu grupo de trabajo, elevar el desempeño individual y de equipo.

Lo más importante es que podrás resolver las trabas de aquellos empleados más audaces que no son capaces de demostrar todo su potencial y conseguirás que el resto del equipo observe tu comportamiento y sienta una mayor confianza, consiguiendo que tu equipo de trabajo te respete y admire.

Existe una sencilla estrategia con la que te convertirás en un líder inspirador para todos tus empleados:

1. Realiza una motivación personalizada. Es común que en un equipo de trabajo existan trabajadores con sensacionales conocimientos o habilidades pero sufran de bloqueos emocionales, miedos o frustraciones que les impiden destacar, generando desmotivación y desgano para hacer sus tareas. Esta situación, suele reflejarse en una baja productividad y dificultad para alcanzar las metas.

Aquellos trabajadores necesitan de una motivación personalizada. Para realizarla basta con 3 simples pasos. En primer lugar debes generar un clima de confianza entre él (o ella) y tú para dar el siguiente paso. Ahora, pregúntale directamente por su impedimento y/o malestar. Al final de cuentas has de convertirte en una especie coach para tu equipo. Si les indicas el camino, compartes ideas y experiencias que les ayuden a superar sus bloqueos emocionales generarán respeto y admiración por ti.

2. Comparte anédoctas personales. Háblales  de manera grupal o en privado, de la forma en que aprendiste ciertas cosas de la vida, del trabajo, en pocas palabras, cómo fuiste adquiriendo tu propia filosofía de trabajo.

Los trabajos que pasaste y cómo superaste los obstáculos. Recuerda que mucha gente necesita creer que las cosas son posibles y si ven en ti a alguien que ha salido adelante, te convertirás en un símbolo de esperanza para ellos mismos.

3. Reconoce el trabajo bien hecho. Cuando un colaborador tenga un desempeño sobresaliente o haya aplicado su máximo esfuerzo en algo felicítalo inmediatamente. Nunca permitas que un buen trabajo no se note.

4. Corrige el trabajo mal hecho con inteligencia. Esto es más fácil de lo que te imaginas. Sólo requerirás práctica para dominar esta estrategia. Cuando un colaborador realice un trabajo que no tenga los estándares de desempeño que esperas, acércate en privado a él, pon sobre la mesa lo que hizo de manera inadecuada y pregúntale qué es lo que puede hacer la siguiente vez para que no vuelva a cometer el mismo error.

5. Alinea las metas personales de tus colaboradores con las metas de la empresa. Muchos líderes no prestan atención a este detalle y pierden gran parte de su fuerza motivadora, dificultando la posibilidad de lograr resultados con más facilidad.

.




Archivos

Estadísticas del blog

  • 120,182 hits

A %d blogueros les gusta esto: